Son la Justicia y la Educación, estúpidos

Alegato final de Howard Roark en “El Manantial” – Ayn Rand

Posted in grandes artículos by anghara on junio 24, 2008

Transcribo íntegramente el alegato final que pronuncia Roark en “El Manantial”. Y se lo vuelvo a dedicar a Prevost y a otra persona que recientemente me hacía preguntas raras.

Miles de años atrás, un gran hombre descubrió cómo hacer fuego. Probablemente fue quemado en la misma estaca que había enseñado a encender a sus hermanos. Seguramente se le considero un maldito que había pactado con el demonio. Pero, desde entonces, los hombres tuvieron fuego para calentarse, para cocinar, para iluminar sus cuevas. Les dejó un legado inconcebible para ellos y alejó la oscuridad de la Tierra. Siglos más tarde un gran hombre inventó la rueda. Probablemente fue atormentado en el mismo aparato que había enseñado a construir a sus hermanos. Seguramente se le consideró un trasgresor que se había aventurado por territorios prohibidos. Pero desde entonces los hombres pudieron viajar más allá de cualquier horizonte. Les dejó un legado inconcebible para ellos y abrió los caminos del mundo.

Ese gran hombre, el rebelde, está en el primer capítulo de cada leyenda que la humanidad ha registrado desde sus comienzos. Prometeo fue encadenado a una roca y allí devorado por los buitres, porqué robó el fuego a los dioses. Adán fue condenado al sufrimiento porque comió del fruto del árbol del conocimiento. Cualquiera sea la leyenda, en alguna parte en las sombras de su memoria, la humanidad sabe que su gloria comenzó con un gran hombre y que ese héroe pagó por su valentía.

A lo largo de los siglos ha habido hombres que han dado pasos en caminos nuevos sin más armas que su propia visión. Sus fines diferían, pero todos ellos tenían esto en común: su paso fue el primero, su camino fue nuevo, su visión fue trascendente y la respuesta recibida fue el odio. Los grandes creadores, pensadores, artistas, científicos, inventores, enfrentaron solos a los hombres de su época. Todo nuevo pensamiento fue rechazado. Toda nueva invención fue rechazada. Toda gran invención fue condenada. El primer motor fue considerado absurdo. El avión imposible. El telar mecánico, un mal. A la anestesia se la juzgó pecaminosa. Sin embargo, los visionarios siguieron adelante. Lucharon, sufrieron y pagaron por su grandeza. Pero vencieron.

Ningún creador estuvo impulsado por el deseo de servir a sus hermanos, porque sus hermanos rechazaron siempre el regalo que les ofrecía, ya que ese regalo destruía la rutina perezosa de sus vidas. Su único móvil fue su verdad. Su propia verdad y su propio trabajo para concretarla a su manera: una sinfonía, un libro, una máquina, una filosofía, un aeroplano o un edificio; eso era su meta y su vida. No aquellos que escuchaban, leían, trabajaban, creían, volaban o habitaban lo que él realizaba. La creación, no sus usuarios. La creación, no los beneficios que otros recibían de ella. La creación que daba forma a su verdad. Él sostuvo su verdad por encima de todo y contra todos.

Su visión, su fuerza, su valor, provenían de su espíritu. El espíritu de un hombre es, sin embargo, su ego, esa entidad que constituye su conciencia. Pensar, sentir, juzgar, obrar son funciones del ego.

Los creadores no son altruistas. Ese es todo el secreto de su poder. Son autosuficientes, auto inspirados, auto generados. Una causa primigenia, una fuente de energía, una fuerza vital, un primer motor original. El creador no atiende a nada ni a nadie. Vive para sí mismo.

Y solamente viviendo para sí mismo, el creador ha sido capaz de realizar esas cosas que son la gloria de la humanidad. Tal es la naturaleza de la creación.

El hombre no puede sobrevivir, salvo mediante su propia mente. Llega desarmado a la Tierra. Su cerebro es su única arma. Los animales obtienen el alimento por la fuerza. El hombre no tiene garras, ni colmillos, ni cuernos, ni gran fuerza muscular. Debe cultivar su alimento o cazarlo. Para cultivar, necesita un proceso de su pensamiento. Para cazar, necesita armas y para hacer armas necesita de un proceso de pensamiento. Desde la necesidad más simple hasta la más alta abstracción religiosa, desde la rueda hasta el rascacielos, todo lo que somos y todo lo que tenemos procede de un solo atributo del hombre: la función de su mente razonadora.

Pero la mente es una propiedad individual. No existe tal cosa como un cerebro colectivo. No hay tal cosa como un pensamiento colectivo. Un acuerdo realizado por un grupo de hombres es sólo una negociación de principios o un promedio de muchos pensamientos individuales. Es una consecuencia secundaria. El acto primordial, el proceso de la razón, debe ser realizado por cada persona. Podemos dividir una comida entre muchos, pero no podemos digerirla con un estómago colectivo. Nadie puede usar sus pulmones para respirar por otro. Nadie puede usar su cerebro para pensar por otro. Todas las funciones del cuerpo y del espíritu son personales. No pueden ser compartidas ni transferidas. Heredamos los productos del pensamiento de otros. Heredamos la rueda. Hicimos un carro. El carro se transformó en automóvil. El automóvil ha llegado a ser un avión.

Pero a lo largo del proceso, aquello que recibimos de los demás es el producto final de su pensamiento. La fuerza que lo impulsa es la facultad creativa que toma ese producto como un material, lo usa y origina el siguiente paso. Esta facultad creativa no puede ser dada ni recibida, compartida, ni concedida en préstamo. Pertenece a un ser único y singular. Aquello que se crea es propiedad de su creador. Las personas aprenden una de otra, pero todo aprendizaje es solamente un intercambio de material. Nadie puede darle a otro la capacidad de pensar. Sin embargo, esa capacidad es nuestro único medio de supervivencia.

Nada nos es dado en la Tierra. Todo lo que necesitamos debe ser producido. Y aquí el ser humano afronta su alternativa básica, la de que puede sobrevivir en sólo una de dos formas: por el trabajo autónomo de su propia mente, o como un parásito alimentado por las mentes de los demás. El creador es original. El parásito es dependiente. El creador enfrenta la naturaleza a solas. El parásito enfrenta la naturaleza a través de un intermediario.

El interés del creador es conquistar la naturaleza. El interés del parásito es conquistar a los hombres.

El creador vive para su trabajo. No necesita de otros hombres. Su fin esencial está en sí mismo. El parásito vive de otros. Necesita de los demás. Los demás se convierten en su motivo principal

La necesidad básica del creador es la independencia. La mente que razona no puede trabajar bajo ninguna forma de coerción. No puede ser sometida, sacrificada o subordinada a ninguna consideración, cualquiera sea esta. Exige una independencia total en su función y en su móvil. Para un creador todas las relaciones con los hombres son secundarias.

La necesidad básica del parásito es asegurar sus vínculos con los hombres para que lo alimenten. Coloca las relaciones en primer lugar. Declara que el hombre existe para servir a los demás. Predica el altruismo.

El altruismo es la doctrina que exige que el hombre viva para los demás y coloque a los otros sobre sí mismo.

Pero nadie puede vivir para otro. No puede compartir su espíritu, como no puede compartir su cuerpo. El parásito se vale del altruismo como arma de explotación e invierte los principios morales del género humano. Les enseña a los hombres preceptos para destruir al creativo. Les enseña que la dependencia es una virtud.

Quien intenta vivir para los demás es un dependiente. Es un parásito en su motivación y hace parásitos a quienes sirve. La relación no produce más que una mutua corrupción. Es imposible conceptualmente. Lo que más se aproxima a ello en la realidad –el hombre que vive para servir a otros- es el esclavo. Si la esclavitud física es repulsiva, ¿cuánto más repulsivo es el servilismo del espíritu? El esclavo conquistado tiene un vestigio de honor, tiene el mérito de haber resistido y de considerar que su condición es mala. Pero aquel que se esclaviza voluntariamente, en nombre del amor, es la más baja de las criaturas. Degrada la dignidad humana y degrada el concepto de amor. Esta es la esencia del altruismo.

A los hombres se les ha enseñado que la virtud más alta no es crear, sino dar. Sin embargo, no se puede dar lo que no ha sido creado. La creación es anterior a la distribución, pues, de lo contrario, no habría nada que distribuir. La necesidad de un creador es previa a la de un beneficiario. No obstante, se nos ha enseñado a admirar al parásito que distribuye como regalos lo que no ha producido. Elogiamos un acto de caridad. Nos encogemos de hombros ante un acto de realización.

Se nos ha enseñado que la primera preocupación debe consistir en aliviar el sufrimiento de los demás. Pero el sufrimiento es una enfermedad. Si uno se la encuentra, intenta dar consuelo y asistencia. Hacer de eso el más alto testimonio de virtud es considerar al sufrimiento como lo más importante de la vida. Entonces el hombre debe desear ver sufrir a los demás para poder ser virtuoso. Tal es la naturaleza del altruismo. El creador no tiene interés en la enfermedad, sino en la vida. Sin embargo, la obra de los creadores ha eliminado una enfermedad tras otra, en el cuerpo y en el espíritu humanos, y ha producido más alivio para el sufrimiento que lo que cualquier altruista pueda jamás concebir.

Se nos ha enseñado que es una virtud estar de acuerdo con los otros. Mas el creador es alguien que disiente. Se nos ha enseñado que es una virtud nadar con la corriente. Pero el creador nada contra la corriente. Se nos ha enseñado que estar juntos constituye una virtud. Pero el creador está solo.

Se nos ha enseñado que el ego es sinónimo de mal y el altruismo el ideal de la virtud. Pero mientras el creador es egoísta e inteligente, el altruista es un imbécil que no piensa, no siente, no juzga, no actúa. Esas son funciones del ego.

En esto la reversión de los valores básicos es más mortífera. Toda virtud ha sido pervertida y al hombre no se le ha dejado libertad alguna. Como polos del bien y del mal, se le ofrecieron dos concepciones: altruismo y egoísmo. El altruismo se define como el sacrificio del yo por los otros. El egoísmo, como el sacrificio de los otros por el yo….. Esto ató al hombre irrevocablemente a otros hombres y no le dejó más que una elección de dolor: su propio dolor en aras del bien de los demás, o el dolor de los demás en aras de su propio bien. Cuando se agregó la monstruosa idea de que el hombre debe encontrar felicidad en el sacrificio, la trampa quedó sellada. El hombre se vio forzado a aceptar el masoquismo como su ideal, con el sadismo como alternativa. Este es el fraude más terrible que se ha perpetrado en contra de la humanidad.

Este es el sacrificio por el cual la dependencia y el sufrimiento se perpetuaron como los fundamentos de la vida.

No se trata de elegir entre el auto sacrificio y dominación, sino entre independencia y dependencia. El código del creador o el código del parásito. Esta es la cuestión básica, cuestión que descansa sobre la opción de la vida o la muerte. El código del creador está construido sobre las necesidades de la mente que razona y que permite al hombre sobrevivir. El código del parásito está construido sobre las necesidades de una mente incapaz de sobrevivir. Todo lo que procede del ego independiente es bueno. Todo lo que procede del parásito dependiente es malo.

El verdadero egoísta no es quien sacrifica a los demás. Es el que no tiene necesidad de usar a los demás de ninguna forma. No obra por medio de ellos. No está interesado en ellos en ningún aspecto fundamental. Ni en su objeto, ni es su móvil, ni en su pensamiento, ni en su deseo, ni en la fuente de su energía. El verdadero egoísta no vive para ninguna otra persona y no le pide a nadie que viva para él. Esta es la única forma de fraternidad y de respeto mutuo posible entre los seres humanos.

Los grados de capacidad varían, pero el principio básico es siempre el mismo: la medida de la independencia de alguien, su iniciativa y su amor por su trabajo determinan su talento y su valor. La independencia es la regla para evaluar la virtud y el valor humano. Lo que vale es lo que el hombre es y hace de sí mismo, no lo que haya o no haya hecho por los demás. No hay sustitutos para la dignidad personal. No hay más parámetro de la dignidad personal que la independencia.

En las relaciones adecuadas no hay sacrificio de nadie hacia nadie. Un arquitecto necesita clientes, pero no subordina su obra a los deseos de ellos. Ellos lo necesitan, pero no le encargan una casa sólo para darle trabajo. Las personas comercian por libre y mutuo consentimiento, y en beneficio mutuo, cuando sus intereses coinciden y ambos desean el intercambio. Si alguno no lo desea, no está obligado a tratar con el otro, entonces ambos siguen buscando. Esta es la única forma posible de relación entre iguales. Cualquier otra es una relación de esclavo y amo, de víctima y verdugo.

Ningún trabajo se hace colectivamente por la decisión de una mayoría. Todo trabajo creativo se realiza bajo la guía de un único pensamiento individual. Un arquitecto necesita muchos hombres para levantar un edificio, pero no les pide que sometan a votación su diseño. Trabajan juntos por libre acuerdo y cada uno es libre en su función respectiva. Un arquitecto emplea acero, cristal y cemento que otros han producido. Pero esos materiales siguen siendo sólo acero, cristal y cemento hasta que él los utiliza. Lo que él hace con ellos es su producto y su propiedad como individuo. Esta es la única forma de cooperación entre los hombres.

El primer derecho en la Tierra es el derecho al ego. El primer deber del hombre es para consigo mismo. Su ley moral consiste en nunca hacer de los demás su objetivo principal. Su obligación moral es hacer lo que él desee, siempre que su deseo no dependa primordialmente de los demás. Esto incluye las acciones del creador, el pensador y el verdadero trabajador. Pero no incluye las del gángster, el altruista y el dictador.

Una persona piensa y trabaja sola. Pero no puede robar, explotar ni gobernar sola. El robo, la explotación y el gobierno presuponen la existencia de víctimas. Implican dependencia. Corresponden a la jurisdicción del parásito.

Los que gobiernan no son egoístas. No crean nada. Existen, enteramente, a través de los demás. Su fin está en sus súbditos, en la actividad de esclavizar. Son tan dependientes como el mendigo, el trabajador social o el bandido. La forma de dependencia carece de importancia.

Pero se nos ha enseñado a considerar a los parásitos, tiranos, emperadores y dictadores, como los exponentes del egoísmo. Mediante este fraude fuimos obligados a destruir al ego, a nosotros mismos y a los demás. El propósito del fraude fue destruir a los creadores, o someterlos, que es lo mismo.

Desde el principio de la historia, los dos antagonistas han estado frente a frente: el creador y el parásito. Cuando el antiguo creador inventó la rueda, el antiguo parásito respondió inventando el altruismo.

El creador, negado, combatido, perseguido, explotado, continuó, siguió adelante y guió a toda la humanidad con su energía. El parásito no contribuyó en nada, más allá de los obstáculos. La contienda tiene otro nombre: lo individual contra lo colectivo.

El bien común de una colectividad, una raza, una clase, un Estado, ha sido la pretensión y la justificación de toda tiranía que se haya establecido sobre los hombres. Los mayores horrores de la historia han sido cometidos en nombre de móviles altruistas. ¿Acaso alguna vez algún acto de generosidad altruista ha igualado a todas las carnicerías perpetradas por los discípulos del altruismo? ¿El defecto reside en la hipocresía humana, o en la naturaleza del principio? Los carniceros más temibles han sido los más sinceros. Creían en la sociedad perfecta alcanzada mediante la guillotina y el pelotón de fusilamiento. Nadie cuestionó su derecho a asesinar, porque asesinaban con un propósito altruista. Se aceptó que el hombre debe ser sacrificado por otros hombres. Cambian los actores, pero el curso de la tragedia se mantiene idéntico: un humanitario que empieza con declaraciones de amor hacia la humanidad y termina con un mar de sangre. Continúa y continuará mientras los hombres crean que una acción es buena si no es egoísta. Eso permite que el altruista actúe y obliga a su víctima a soportarlo. Los líderes de los movimientos colectivistas no piden nada para sí mismos pero miren los resultados.

El único bien que los hombres pueden darse recíprocamente y la única declaración de su correcta relación es: ¡Déjenme en paz!

Anuncios

26 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Prevost said, on junio 24, 2008 at 12:04 pm

    Gracias, aunque he de achacarte que vuelves a distribuirme textos que creó Rand sin ni siquiera regarlos con viñetas! Tráigame a Gary Cooper, infecto parásito.

    ¿El hombre que produce para dar no es altruista? ¿El que inventa y rentabiliza su producto a la vez que siente satisfacción por servir de ayuda a la tribu es socialista? ¿Si yo voluntariamente acoto mi beneficio, qué soy? ¿Traiciono a mi ego? ¿El ayudar a la tribu no beneficia a mi propio adn que es protegido por la colaboración de esa tribu?

    Ains, explíqueme por favor, que mi perversa condición siempre que se asoma por estos lares, cree que se mezcla filosofía con política, y eso a veces es casi tan colectivista como el menda bailando la batuta mientras las hormigas cigarrean.

    :p

  2. anghara said, on junio 24, 2008 at 1:06 pm

    ¡Qué gran populista estás hecho! XD XD

  3. chaza said, on junio 25, 2008 at 12:42 am

    Me permito emitir mi opinion al respecto de las preguntas, el hombre que produce para dar seria altruista si su importancia estaria puesta en la respuesta de quien recibe, las respuestas a estos planteos dependen de un juicio externo al protagonista o al individuo, en general creeria que las razones expuestas en las preguntas responderian a una razon profunda e individual, con lo cual no estaria traicionando mi ego. –
    Por otro lado recien descubro estas lecturas por lo cual he llegado aqui, estoy por comenzar la lectura de la rebelion de atlas, por lo cual estare leyendolos por unos dias, un abrazo

  4. Javal said, on junio 25, 2008 at 11:28 am

    Una larga exposición que me parece muy dogmática, contradictoria, falaz y voluntariamente iconoclasta y transgresora. Aunque no está exenta de poesía y aciertos. Pero siempre pasa, que cuando todo se quiere reducir a …“el mundo se divide en dos cosas” en este caso en creadores y parásitos, ni el que lo dice puede honradamente introducirse en una de las dos categorías. Está convencido Ayn Rand de sus verdaderas motivaciones para escribir esto. ¿Podría,por ejemplo, un arquitecto construir su edificio sin leyes de y para parásitos, que regulan las relaciones de propiedad, de transporte, laborales…?

    Queda todo muy tremendo cuando lo lees. Pero la realidad es mucho más compleja, y se complica más, cuanto más ahondas y estudias…

    Las simplificaciones son muy literarias, pero no son muy buenas herramientas para comprender la realidad.

    Se pueden rebatir uno a uno muchos de los planteamientos que se hacen en el texto. “Los animales obtienen el alimento por la fuerza”- ¿? Si, a veces. También usan estrategias y cooperaciones… ¿Que sabe Ayn Ran sobre zoología..? Otra. “Nada nos es dado en la tierra…”- ¡No!‚ ¡que va!. Desde tu propio cuerpo, hasta el aire que respiras y la energía del sol…

    Y así prácticamente todo construido sobre simplificaciones y falacias… Si el arquitecto construye así su edificio, seguro que se cae.

    • Fernando said, on enero 26, 2012 at 4:45 am

      Hola Javal. Soy Fernando de Buenos Aires. Estoy leyéndome toda la literatura y filosofía de Ayn Rand a la que encuentro profusamente cautivante y trasgresora; contemporánea y reveladora; tan actual como al realidad que vivimos. Trabajo en una cooperativa (“Los que vivimos”) y encontré muchas semejanzas en sus pasajes y realidades que me convencen, día a día, de que cada palabra que trazó el afán de esta creadora por dar un punto de vista distinto del que estaba acostumbrado el ser humano, es revelador y repito, cautivante.
      Me gustaría si me permites, aclararte ciertas cosas que no tienes en cuenta y que lo tomas de manera un tanto pasional y no de manera objetiva.
      Primero: Un arquitecto puede construir un edificio y lo hace desde el primer momento que traza una línea en su boceto. La posterior materialización de esta estructura se da gracias al libre acuerdo entre personas que desean trabajar en pos de ver materializado ese edifico, estén remunerizados o no, según los deseos de trascendencia de estas personas que trabajan bajo un común acuerdo. Pero en fin de cuentas, el diseño sigue representando el alma, el estilo, el nombre del arquitecto: ver Neutra o Wright.
      Segundo: Los animales sí, obtienen su alimento por la fuerza ya que son animales y no poseen el desarrollo epistemológico para entender que lo que nosotros vemos como “estrategia o caza en conjunto y/o cooperativo” es entendido como tal. Actúan por necesidad de supervivencia.
      Tercero: Claro, Ayn Rand, supongo yo, que no tenía mucho conocimiento de zoología, pero creo que te estás valiendo de un razonamiento muy escueto para oponerte al alegato del señor Roark. La intención de Ayn Rand era hablar del hombre nuevo, no de arquitectura ni de zoología. Vio en la arquitectura la perfecta manifestación del egoísmo creativo que fue desarrollado en su exquisita obra.
      Cuarto: “Nada nos es dado en la tierra”. Cuán cierto, incluso la misma Biblia lo dice, ideología a la que el objetivismo se opone, pero bueno, te doy ventaja en ello, cuando afirma que el hombre trabajará por su sustento. Yo podría quedarme acostado de por vida en mi cama y rehusarme a vivir amén de que tengo cuerpo aire y sol. Pero son los deseos de vida y de egoísmo (mi vida, mi existencia) lo que me pulsan a seguir adelante en cada desafío que afronto porque debemos procurarnos nosotros mismo nuestro sustento y desde un punto de vista creativo, idear un edifico, elevarlo, no esperar que se nos sea dado.
      La filosofía de Ayn Rand me fue reveladora (así como el psicoanálisis), me enseñaron que la realidad se presenta absoluta y lo que varía son las múltiples interpretaciones de la misma (sin contarte mi pasado cristiano, para que veas que tengo conocimiento de altruismo y de subordinación a viejas ideas y creencias)
      La filosofía de Aryn Rand me clarifica muchas decisiones que debo tomar en el ámbito de la fotografía de la literatura y de historia del arte, actividades que realizo día a días.
      Muchas gracias por leer mis palabras.
      Hasta luego.

  5. anghara said, on junio 25, 2008 at 1:12 pm

    1.- ¿me puede especificar qué hay entre libertad y liberticidio, entre parásitos o creadores?

    2.- Sí, un arquitecto puede construir sin leyes. Nada tiene que ver la arquitectura con el derecho. Me explico: la casa saldría igual en proyecto independientemente de cuanto derecho positivo se hubiera legislado. Es el típico argumento de la mentalidad estatista, positivista. Sí, fuera de la legislación, en el mundo del Derecho -no tienen por qué coincidir-, hay vida.

    3.- ¿Puede extenderse acerca de la “complejidad” de la realidad que usted afirma?

    4.- Sí, se pueden rebatir muchos argumentos. Pero a ser posible con argumentos. Vamos, que por mucho que yo empiece diciendo que su exposición es “muy dogmática, contradictoria, falaz y voluntariamente iconoclasta y transgresora” no he argumentado absolutamente nada.

    5.- Cuando vea a un animal pidiendo por favor el hacerse con el alimento me avisa. Yo no sé qué sabe Ayn Rand sobre zoología, pero sí sé que usted no sabe nada sobre Ayn Rand, puesto que habla de ella en masculino.

    No sé si se caerá el edificio, pero sus argumentaciones, por inexistentes, desde luego que no.

  6. Javal said, on junio 25, 2008 at 2:30 pm

    Si, no se (o sabía) nada de Ayn Rand. Solo vi hace mucho la película inspirada en su obra. No la he leído. Salvo el extracto que has reproducido en este blog, donde entro por primera vez.

    Comentario a punto 1. No puedo específicar que hay. Los términos de la pregunta no los entiendo. Algo tan fácil de decir e incluso de sentir, como libertad, es sin embargo muy difícil de definir y es más fácil definirla por lo que no es. “Liberticidio” es no-libertad pero como acción voluntaria de un hombre. Se puede pensar que la libertad no tiene componendas (no se puede ser medio libre) por eso nadie es libre. La libertad es una utopía. Es como preguntar: ¿Que hay entre lo real y lo irreal? y ¿entre lo real y la nada?. No creo ni en parásitos puros ni en creadores puros ni en nada puro, salvo en momentos excepcionales y fugaces.

    2. Un arquitecto en la soledad de su mente puede concebir un edificio pero para construirlo necesita de otros creadores (según la terminología del escrito, que no comparto) Necesita al que creó la producción del vidrio, al que creó el hormigón, por ejemplo, o crea sus propios materiales o es un parásito de los creadores. Yo había ido más lejos y puse el acento en las leyes. Lo hice para expresar mi desacuerdo en quitar valor a lo que crean los gobiernos: leyes.

    3. De verdad quieres que me extienda en la exposición de la complejidad de la realidad (realidad es todo lo que existe). ¿Tu crees acaso que la realidad es simple?.

    4. Estoy de acuerdo contigo. Sin argumentos los adjetivos no valen nada. Solo intento expresar una primera impresión después de una primera lectura. Después pongo algunos ejemplos pero no puedo ser exaustivo. En cualquier caso, esos primeros adjetivos los dejamos en cuarentena. hazme un favor y dame tu algún argumento de aquella parte con la que no estas de acuerdo. Recuerda que “el creador es alguien que disiente…”

    5. No se a que viene lo del animal pidiendo por favor hacerse con el alimento?. Pero bueno, te diré que los chimpancés por medio de teclas con símbolos no solo piden comida si no su juguete preferido y comunican otras cosas… Los animales son creativos, utilizan herramientas y desarrollan estrategias.

    Ha sido un placer poder comunicarme contigo.

    Y te agradezco que hayas contestado a mi humilde comentario.

  7. anghara said, on junio 25, 2008 at 5:32 pm

    Al punto 1.- Pues la pregunta es la siguiente… ¿qué crees tú, que hablas de un mundo complejo y de que no es todo tan sencillo, que hay entre libertad y liberticio? ¿Entre amos y esclavos? Al mencionar la palabra utopía entramos en el asunto. A Revel ( http://anghara.wordpress.com/2008/04/23/la-necesidad-de-ideologia-jean-francois-revel-i/ ) me remito.

    2.- ¿Quién ha dicho que el arquitecto construya físicamente el edificio? No es un parásito por no crear los materiales. El parásito en esta novela es Peter Keating, otro arquitecto que lo único que hace es copiar del pasado obras ya creadas. Claro, es que no has leído la novela. Me parece que te has precipitado. Prueba a leerla y luego la comentamos (es que no veo el sentido)

    3.- Sí, yo creo que la realidad es simple. Otra cosa es no querer verla. Y sí, de verdad me gustaría que te extendieras, puesto que has hecho la crítica y sostienes que todo es muy complejo.

    4.-

    5.- Que los animales instintivamente o por conductas aprendidas pidan juguetes (los perros también lo hacen) no quiere decir que sean creativos. Creativo, es decir, con capacidad de abstracción o raciocinio, sólo lo es el hombre, por más que ahora los del proyecto Gran Simio quieran otorgar la condición de homo sapiens a los monos para así liquidar el Derecho.

    Lo decía porque has sostenido que Rand se equivoca al afirmar que los animales no obtienen los alimentos por la fuerza.

    Otro cordial saludo para tí 🙂

  8. Javal said, on junio 26, 2008 at 11:23 am

    No consigo entenderte. Parece que tu mundo son las palabras y no pones atención a lo que representan. Insistes en que te exponga lo que yo creo que hay entre libertad y liberticidio. No creo que exista nada entre estos dos términos. No los veo congruentes. Libertad es para mi una idea abstracta que no existe en si misma y que sólo se experimenta y se reconoce por su ausencia, como la obscuridad es la ausencia de luz. Y liberticidio implica una accion voluntaria de un hombre para arrebatar el estado de libertad de otro. ¿Que puede haber entre estas dos cosas?. El liberticida hace apreciar a su víctima la libertad que le quitó.

    No olvides que es una novela. Es ficción. El que suelta el alegato es solo un personaje y no es real, detrás de sus palabras esta por supuesto parte del pensamiento de la autora, pero esquematizado y dirigido a una tensión dramática, que no es real. Tambien su pensamiento está detrás del supuesto parásito Peter Keating.

    El hombre lleva miles de años (que sepamos) intentando descifrarla y no hemos avanzado demasiado teniendo en cuenta lo que seguramente nos queda por saber. Si esto te parece simple, es que no hablamos de lo mismo. ¿Tienes respuesta simple a?. ¿El hombre es un accidente del azar? – ¿De donde salió la materia? – ¿El universo se expande indefinidamente hasta quedarse congelado? – ¿Se contraerá llegado a un punto determinado de su expansión actual?

    Me temo que eso tampoco es tan simple. Para mi humilde entender, que un mono (el primero que lo hiciera), coja un palo fino para introducirlo por el orificio de un hormiguero y sacar el alimento, representa una capacidad creativa, capacidad de abstracción de la forma del palo necesario y capacidad de raciocinio para llegar a la conclusión de que si quería sacar lo que había fuera de su alcance, debería usar algo más que sus dedos. Conductas aprendidas de un primer animal creativo y trasmitidas de unos a otros como una cultura.

    Solo el hombre tiene capacidad de abstracción o raciocinio por definición. Pregunta simple: ¿Por qué?, ¿Para qué?, ¿desde cuando?, ¿cuándo pasó de no tenerlo a tenerlo, de solo tener instinto y conductas aprendidas a Creatividad con capacidad de Abstracción y Raciocínio?. Todo muy simple.

    He ido al enlace que me pones al principio. Lo leeré.

    Un cordial saludo.

  9. anghara said, on junio 26, 2008 at 11:30 am

    Insistes en que te exponga lo que yo creo que hay entre libertad y liberticidio. No creo que exista nada entre estos dos términos. No los veo congruentes

    Para tí, según dices, la libertad es un concepto abstracto. Para mí, no. Y, por supuesto que el liberticidio es congruente con libertad, puesto que sólo otro ser humano (de forma individual u organizadamente, por ejemplo, en el Estado) puede conculcar mi libertad. ¿Quiere esto decir que soy anarquista? En absoluto. No podría serlo puesto que creo en el Derecho, esa ciencia que se dedica a resolver pacíficamente mediante el arbitraje los conflictos [esos que niegan los utópicos, que de paso niegan también la naturaleza humana] que surgen entre las personas y en el Gobierno limitado.

    Hombre, ya sé que “El Manantial” es una novela. Y de las mejores. Te recomiendo leerla.

    ¿De donde salió la materia?

    No soy científico. Creo que dicen que del Big Bang.

    Solo el hombre tiene capacidad de abstracción o raciocinio por definición. Pregunta simple: ¿Por qué?, ¿Para qué?, ¿desde cuando?,

    Desde que es hombre.Es lo que lo diferencia de los animales y lo convierte en único sujeto del Derecho.

  10. Javal said, on junio 26, 2008 at 5:06 pm

    Concepto Abstracto: (De wikipedia). “Dentro de la clasificación semántica de un sustantivo, se denomina sustantivo abstracto, o nombre abstracto (en oposición a concreto), a aquel sustantivo que designa un objeto sólo percibido o creado por la inteligencia, en oposición a los sustantivos concretos, que designan objetos perceptibles por los sentidos (es decir, materiales).

    Así, amor, belleza, felicidad serían sustantivos abstractos, frente a mano, nube, gato, que serían concretos.

    José Ortega y Gasset definió desde otro punto de vista los sustantivos abstractos: según él, los nombres abstractos son aquellos nombres de objetos no independientes, es decir, que necesitan algo en lo que apoyarse para existir (así, la hermosura o la iracundia sólo existen al abstraerlas de los seres que las poseen).

    Es decir según esto el concepto Libertad es abstracto. Y además no tienen un significado indiscutible y mucho menos en su concepción política donde para el liberalismo y para los socialismos son completamente contrapuestos. (La libertad está definida por el liberalismo como la capacidad de actuar sin restricciones del gobierno o; más ampliamente definida como la capacidad de tener acceso a determinados recursos por parte del gobierno sin limitación social por la mayoría de las variantes del socialismo.

    Yo tampoco soy científico. Pero la teoría del big bang no explica como se crea la materia, solo dice que toda la materia del universo estaba concentrada con muchísima energía en muy poco espacio y con una gran explosión se comenzó a expandir y a enfriar… creando el espacio a medida que se expandía. Mi pregunta no tiene respuesta científica.

    Tu respuesta: “Desde que es hombre” con todos mis respetos es una tautología. -De Wikipedia: (Tautología (del griego: ταυτολογíα, discurso o razonar autoexplicativo) es una redundancia “explicativa” debida a una calificación superflua; por ejemplo: “una novedosa innovación”, o como “explicaban” los pseudo-maestros a M. Jordan en El burgués gentilhombre de Molière: “El calor es producido por una substancia llamada calóricum”.- Vienes a decir que el hombre es hombre desde que es hombre. Pues muy bien, pero mi pregunta era otra y estaba muy claramente expuesta, Cuando el animal pasó a ser hombre, por que (¿solo evolución?) y para que (¿tiene un sentido su existencia?) No puedes sostener que realidad es simple salvo negando la realidad.

  11. anghara said, on junio 26, 2008 at 5:49 pm

    Sobre lo de la abstracción: lo había entendido en otro sentido. Es decir, en el de que no es algo concreto. ¿Que es discutible? Yo eso no lo he negado. Hoy en día se discute todo. Fíjate que hasta se habla en según qué ámbitos de “democracia deliberativa”…

    De hecho el concepto de libertad es de lo más discutido. Otra cosa es que yo esté de acuerdo o no.

    Para mí es algo muy concreto. Para mí la libertad no es algo abstracto en el sentido que yo le doy al término. Es algo muy real. Tan Igual me estoy explicando muy mal (seguramente; estoy más pensando en las vacaciones que en otra cosa). Evidentemente creo que la libertad necesita algo en lo que apoyarse para existir: la vida humana (como creo que la otra cara de la libertad es la responsabilidad, igual que la otra cara del derecho es la obligación, niego la libertad en los animales).

    Sin vida para mí que ni hay libertad, ni hay derecho ni hay nada. Y del derecho a la vida tengo para mí que se derivan el otro gran derecho inherente al hombre: el derecho de propiedad. Sí, ya sé que otros dirán que el primer derecho es el de propiedad, pero yo no estoy de acuerdo. Incluso dirán que el derecho a la vida se deriva del derecho a la propiedad del propio cuerpo. Pero tampoco estoy de acuerdo.

    Sobre cómo la define el liberalismo (madre mía, en esto sí que no voy a entrar. No me gusta eso del reparto de carnets): algunos te darían otra definición aún más simple. Ausencia de coerción.

    A mí la definición que me gusta, por una vez y sin que sirva de precedente, es la del DRAE: “Facultad que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.”

    No, no digo que el hombre es hombre desde que es hombre. Digo que tiene la capacidad de raciocionio, de abstracción, desde el mismo momento en que es hombre. Quiero decir que es lo que lo diferencia de los animales.

    Sobre lo de la ciencia: para mí la ciencia no es incompatible con la religión. Si es que vas por ahí. Y supongo que es cierto que el Big Bang no lo explica todo.

    Ahora, no entiendo qué tiene que ver esto con la afirmación de la complejidad de la realidad. Yo creo que las cosas no son tan complejas. Creo que no me estoy explicando nada bien. 😦

    Saluditos,

  12. Javal said, on junio 27, 2008 at 1:31 pm

    ¿Te das cuenta que tu construcción teórica de hombre como poseedor de raciocinio y de abstracción desde el mismo momento en que es hombre está autodefinada?. es una X de la ecuación y en realidad no dice nada de la realidad “hombre”, solo expresa una convención que sin saber el verdadero y real origen del hombre dice muy poco. Si pasó en un instante sobre un ser completamente animal o si sucedió en un largo proceso de miles o millones de años sobre un ser completamente animal que después del proceso de millones de años y sin poder decir si ayer era animal y hoy ya es hombre, Si fue un proceso que empezó en un solo individuo en un solo lugar o en varios y en diferentes lugares…

    La afirmación de la complejidad de la realidad para mi es una obiedad que no necesita explicarse. Si para ti es simple enhorabuena por que vas a ser más feliz. Pero cada vez que miro una parte de la realidad cualquiera y profundizo en ella, como en este caso en la realidad “Hombre” me doy cuenta que su complejidad crece y crece a medida que te acercas a su esencia, a su origen y descubro que todo lo que creemos saber de la realidad es poco más que espuma de palabras y convenciones sin una base firme donde apoyar todo el edificio.

  13. anghara said, on junio 27, 2008 at 1:49 pm

    ¿Te das cuenta que tu construcción teórica de hombre como poseedor de raciocinio y de abstracción desde el mismo momento en que es hombre está autodefinada?.

    Lo siento, pero no me he enterado de nada.

    Saluditos,

  14. Andres said, on abril 29, 2010 at 6:34 am

    A todos los totalitarios socialistas:
    El concepto de libertad es INDIVIDUAL y no colectivo.Decidir por los demás es dictadura, quitarle a los demás para asistencia social es esclavitud. En Cuba te eligen la carrera, si faltan abogados sos abogado, si faltan barrenderos sos barrendero. NO se puede elegir, no existe la libertad colectiva. Si no hay competencia capitalista, es decir, libre mercado, el estado te paga lo que se le antojo por los servicios deduciendolo de tus ingresos, que son escasos SIEMPRE. Por ejemplo, te pagan 15 dólares al mes por trabajar 16 horas al día, pero vos no podes decir: ME VOY! trabajo en otra empresa…porque no existe NADA fuera del estado. Es explotación y esclavitud: vos trabajás para los otros, y los otros para vos, pero nunca nadie recibe lo que quiere. Es una gran estafa. Los hospitales “gratuitos” te los deducen de tus ingresos a precios exorbitantes, lo mismo que un puñado de arroz y NUNCA vas a tener nada más que lo que te otorga el estado…y si no te adaptás, vas al paredón de fusilamiento.

  15. Jorge said, on noviembre 9, 2011 at 6:51 am

    Una cosa es el altruismo y otra la benevolencia

  16. Ever navarro said, on agosto 2, 2012 at 6:00 am

    La religión surgió para tratar de explicar los fenómenos que el ser humano no podía entender ya que su capacidad de razonamiento no había evolucionado lo suficiente para comprender la realidad desde la no contradicción de la misma realidad.

    Todos los organismo evolucionan pero el ser humano no sólo evoluciona en forma física sino su pensamiento y su forma de enteder la realidad van evolucionando, los demás organismos van evolucionando para adaptarse al medio y sobrrevivir, en cambio el ser humano evoluciona para ir creando y comprendiendo el mundo que le rodea… desde ese punto jamás habrá comparación entre el ser humano y el resto de animales…

    La misma razón del ser humano hace que plantee preguntas como por qué y para qué,,, esa capacidad de raciociocinio jamás la tendrá un animal inferior,

    Si bien es cierto todo lo que el ser humano necesita le es dado por la naturaleza, él debe utilizar su mente razonadora para saber cómo utilizarla y para qué utilizarla, debe darle forma y conocer su principios para entender cómo utilizar eso que la naturaleza le está brindando.

    Esas interrogantes no se las hace un chimpancé ni ningún otro organismo aparte del ser humano.

    Todo ser humano tiene la capacidad de crear mediante su mente razonadora, sin embargo algunos no hacen uso de esa capacidad ni potencializan su mente para lograr comprender la realidad, entonces se convierten en mentes no productivas y exigen que los demás vivan creando para satisfacer las necesidades de ellos, se creen y se sienten con derecho de exigir como propio, aquello que ellos no han creado… su medio de vida no consiste en el producto de sue esfuerzo y en la capacidad de su mente para crear sino exigen vivir por medio de otros…. en biología la convivencia de dos o más organismos se llama simbiosis y a este tipo de convivencia se la llama parasitismo…

    Muchos alegarán que ambos se benifician y lo llamarán mutualismo, el que crea se beneficia de los que le necesitan y el que necesita pagará por ese beneficio. cuando dos organismo de mutuo acuerdo hacen esto, no hay inmoralidad en su forma de actuar, sin embargo el ser humano es un fin en si mismo, no el medio para los fines de otro ni utiliza a otros para sus fines… en todo caso si alguien, como un fin, quiere crear algo y utiliza las necesidades de otro para crear lo deseado, entonces sabrá que puede utilizarlosy manipular sus mentes y un ser humano que razona jamás aceptaría el sometimiento de otra mente a la de él, ni somete su mente a la de otros.

    Esto es lo que reclaman los altruistas, el sometimiento de todos por todos… el creerse dueños de la creación de los demás, el pensar que los que crean deben hacerlo para satisfacer a los que no producen, tratan de que los creadores no vivan por derecho sino por permiso del colectivismo.

    El creador decide cómo y con quién además de bajo qué términos decide comerciar lo que produce, sin coaccionar, ni violentar la propiedad de otro, El creador es dueño de lo que produce. cuando dos personas comercian el producto de su esfuerzo sin violentar ni usar la fuerza, sin engañar ni aprovecharse de forma irracional de las necesidades de otros, entonces están practicando el capitalismo puro, y esa es la forma de eliminar la pobreza, no repartir ni distribuir la riqueza sino creando más riqueza. la mejor forma de distribuir la riqueza y la más justa es el comericio.

    Pero el colectivismo quiere que todo le sea dado, que todo el que produce está obligado a dar al que menos tiene, que el que tiene debe repartir la riqueza con los que no tienen…. cada uno tiene justamente lo que su mente creadora y su capacidad de raciocionio le permite tener, no puede aspirar a algo más a menos que lo haga mediante el esfuerzo de su mente… de lo contrario se vuelve un parásito que sólo busca que los demás vivan para él….

  17. JG said, on noviembre 16, 2012 at 10:54 pm

    Este texto tiene mucho de lo que podríamos llamar una “fantasmada”. Einstein revolucionó la forma de entender el mundo y ¿por quién fue odiado y criticado? El Dr. Fleming cambió la historia de la humanidad con el antibiótico; ¿acaso fue abucheado por sus contemporáneos? ¡Quién sabe!, quizá sí; pero con estos ejemplos solamente quiero decir, en primer lugar, que no está tan claro que estos “innovadores” tengan que ser, a la vez, mártires.
    En segundo lugar, vamos a hablar de los médicos nazis que experimentaban con judíos para obtener progresos en medicina (progresos valiosísimos, por cierto). El autor debería llamarlos “héroes”, pues contribuyeron a la medicina haciendo descubrimientos que hasta el momento nadie había hecho (hay varios síndromes y enfermedades que, aún hoy en día, llevan el nombre de médicos nazis). Y estos médicos no creían en demonios, no estaban por memeces; iban a lo que iban: al progreso. Y ¡cuánto los criticamos hoy en día! ¿Deberíamos acaso llamarlos héroes?

    • Moises Navarro said, on noviembre 18, 2012 at 2:19 am

      Hola. Existe algo que se llama doxa y espitéme…. la doxa es una opinión bastante superficial, una persepción limitada, se explica los efectos, algo que podría ser hasta falso…y epistéme es una opinión que busca las causas, los fundamentos que sostienen dicha opinión y los cuales deben estar basados en la no contradicción de la realidad…

      No sé si has leído el Manantial, de no ser así, te lo recomiendo…

      Creo que se debe generalizar algo, hacerlo significaría que caerías en una falacia… decir que todos los que crean algo deben ser considerados super-héroes es una falacia ad hominem…. y decir que todos los que no crean algo tienden a abuchear o sotanizar a los que crean,,,, también es una falacia ad hominem.

      Yo considero que el alegato de Roark se distancia abismalmente de lo que has escirto y no se asoma mucho a lo que el libro en sí desea transmitir…. así es como yo lo interpreto….

      No se puede decir que los nazis son unos héroes al haber hecho tantos avances en la medicina, si para ello tuvieron que someter a muchas personas a crueles castigos. Llamar héroes a esos que violan los derechos de otros sería una contradicción, para nada se asemeja el alegato de Roark a ese argumento…

      Eso más bien parece un pensamiento nietscheziano, lo que has escrito pareciera indicar que lo que entendiste es que el fin justifica los medios. decir que héore es aquel que logra crear algo sin siquiera detenerse a pensar si para llegar a ese fin utilizó a otros como conejillos de india, para nada tiene que ver con lo que Ayn Rand quizo transmitir con su filosofía. De hecho ella decía que “El hombre es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros, ni utiliza a otros para sus fines”…

      Te recomiendo si no has leído el libro, leelo…… investiga un poco más sobre la filosofía de Ayn Rand… Luego lee el alegato de Roark y entonces quizá tengas otro punto de vista…

      Saludos

      • Moises Navarro said, on noviembre 18, 2012 at 2:22 am

        Por error al principio dice, Creo que se debe generalizar algo…. es un error de redacción,,, lo correcto es Creo que no se debe generalizar algo…

  18. JG said, on noviembre 16, 2012 at 11:01 pm

    Matizo: no me refiero a los nazis en general, sino solamente a los médicos nazis, que con sus “métodos” (aunque parezca mentira) han salvado miles de vidas a costa de aquellos judíos. E insisto: ¿esto les convierte en héroes? El autor del texto debería pensar un poco en lo que dice antes de ser tan categórico. La vanidad y la autocompasión que se leen entre líneas llega a hacerse infantil…

  19. JG said, on noviembre 19, 2012 at 6:29 pm

    No sé qué quería decir el autor con este escrito (eso solamente lo sabe él), pero lo que sí que es cierto es que no puedo creer que él escriba cosas como: “los grandes creadores, pensadores, artistas, científicos, inventores, enfrentaron solos a los hombres de su época. Todo nuevo pensamiento fue rechazado. Toda nueva invención fue rechazada. Toda gran invención fue condenada” etc; no puedo creer que él escriba cosas como ésta y luego resulta que haya que interpretarlo como algo relativo, que no tiene por qué suceder siempre, que no es categórico. Y decía aquello de la vanidad porque escribir esto que escribe el buen hombre de Roark es mucho más espectacular que escribir “algunos grandes creadores… a veces ocurre que… puede suceder que los nuevos pensamientos…”. Sí, esto son cosas que todos ya sabíamos, pero escritas al estilo Roarkiano puede que suenen más espectaculares, incluso parece que deban cambiar nuestro modo de ver las cosas. Éste era el motivo de mi comentario: “denunciar” la forma sin contenido (un texto muy bien escrito, bonito y espectacular pero que, cuando es fiel a la realidad, no dice nada nuevo pero pretende hacerlo apelando a la belleza con la que se expresa).
    Por cierto: veo que este buen hombre conoce al tío que inventó el fuego, pues parece conocer su vida a la perfección! (Sí, ya sé que la historia del tío que descubrió el fuego es solamente un recurso literario, pero ¿por qué se mete el autor en estos “fregaos”? Bueno, supongo que la historia es más espectacular si se cuenta desde el principio de los tiempos, aunque para ello tenga que contar una historia que se desconoce y se desconocerá siempre: la del tío que inventó el fuego).
    Ah! Y otro “fregao” en el que se mete es el de Adán y Eva… Uf, esto daría para un blog entero, pero la historia y la intención de este mito ¿qué tiene que ver con lo que comenta este hombre? Pero bueno, éste es un error de poca importancia (un gran error pero de poca importancia).
    Bueno, por hoy ésta es mi doxa y mi epísteme. Solamente tengo que añadir que el ponerle nombre a mi supuesta falacia no desarma mi argumento; realmente comprendiste lo que quería decir con lo de los nazis? 😉
    Un saludo!

  20. Reinerio Ramírez Pereira said, on enero 21, 2013 at 7:23 am

    Trascendental

  21. Ramón Ramírez said, on abril 7, 2013 at 1:46 pm

    Hoy en día se le da importancia a cualquier cosa con tal de que sea original y de que se muestren las ideas con convicción y elegancia. No importa si gran parte de lo que se dice son necedades o fantasmadas, radicalidades absurdas de aquellos que quieren mostrarse como intelectuales y verse a sí mismos como personas con un pensamiento superior. El único mérito de Howard Roark es haber conseguido algo de fama y dinero. Y algún que otro seguidor que le defenderá hasta donde haga falta. Pues bien, felicitémosle por ello; ciertamente no todo el mundo lo consigue. Pero me entristece que se dé importancia a lo que no la tiene, pues la verdad es que este escrito no tiene nada que decirnos, nada que podamos tomarnos seriamente.

  22. Moises Navarro said, on abril 13, 2013 at 5:26 am

    Me parece interesante y por eso dejo aquí las falacias más comunes que se comenten cuando se comenta…

    Ataque personal directo (Ad Hominem-Ofensivo): descalificar la personalidad del oponente.
    Ataque personal indirecto (Circunstancial): descalificar a una persona en virtud de las situaciones especiales en que se encuentra.
    Apelar a la ignorancia (ad ignorantiam): Consiste en defender la verdad o falsedad de un enunciado basándose en la idea de que nadie ha probado lo contrario.

  23. RetóricaSocialista said, on noviembre 26, 2014 at 5:40 pm

    Reblogueó esto en Retorica Socialistay comentado:
    Éste, junto con el alegato final del abogado defensor de la novela de David Guterson SNOW FALLING ON CEDARS, es uno de los discursos forenses más impresionantes de la literarura contemporánea. Gracias a anghara2.wordpress por su magnífica transcripción.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: